Héctor Suárez Gomís

En su camioneta Ricardo corre todo el día de un lado a otro, contestando llamadas de sus clientes y coordinando alguna obra arquitectónica. Pero principalmente, atendiendo los requerimientos de sus demandantes mujeres: hijas, pareja y exmujer. Considerado, responsable y conciliador, Ricardo es un buen tipo y hasta hace un par de años seguía manteniendo una vida muy ordenada y convencional, quizás un poco aburrida y rutinaria. Probablemente por eso, la crisis de la mediana edad lo hizo enredarse con Kika, una mujer más joven y relajada que Margarita, su controladora exmujer. Pero Margarita, no demoro en descubrirlo poniendo fin a un matrimonio de 17 años. Hoy, el inminente nacimiento de su hija con Kika lo pone nuevamente a prueba, mientras se desvive por satisfacer los caprichos de sus hijas Tania y Regina y sobrellevar una culpa que no deja de perseguirlo.

  • Comparte