Checo Perezcuadra

Tiene sólo cinco años, pero tiene más “calle” que muchos niños de su edad. Su infancia no ha sido fácil: hijo de Dulce, sus primeros años de vida han sido difíciles y se ha pasado una buena parte de ellos en casa de sus vecinos, para que su madre pudiese salir a trabajar y mantenerlo. Fanático del fútbol, por ser algo solitario, los jugadores se han convertido en sus ídolos y mejores amigos. Tiene a Tiago, un gallito que lo acompaña a todas partes y que guarda todos sus miedos. Por eso lo abraza fuerte cada vez que las cosas no salen bien.Cuando su madre decide dejarlo de un momento a otro en casa de Emilio, con quien tuvo una relación hace años, Santiago pierde la que hasta ahora ha sido su única familia y debe adaptarse a una nueva vida lleno de más temores.

  • Comparte